Artistas entre manos

¿Un artista nace o se hace? Creemos poder afirmar que se nace con un don o con una habilidad (si es que usar la palabra “don” puede resultar demasiado exagerado). Pero es verdad que, a veces, muchas de estas personitas nunca en su vida descubrirán esa habilidad, porque nadie les dará la oportunidad de desarrollarla, encontrarla, mostrarla y trabajarla.

Creemos que desde bien pequeños los niños deben trabajar su lado más artístico y creativo, lo cual les ayudará a nivel tanto mental como físico y en su desarrollo adulto. Existen un montón de posibilidades para que estos pequeños aprendan y se descubran (ver online): desde actividades enfocadas a la mente como el ajedrez o las matemáticas (de forma divertida), pasando por todos los deportes que existen, o bien aquellas actividades más artísticas como el teatro, la danza, la gimnasia, el yoga, la meditación, la pintura, el dibujo, la cerámica, etcétera. Dejemos que sean ellos mismos quien decidan qué les gusta y en qué son buenos, que descubran por sí solos sus habilidades. Todo ello les ayudará a creer en sí mismos, es un muy buen trabajo para la autoestima y para conocerse uno mismo, más allá de lo que otras personas pueden hablar de ti.

La torre inclinada

¿Quién no ha oído hablar de la Torre de Pisa? Esa torre inclinada ubicada en Italia, destino de millones de turistas que, atraídos por su particular posición, la visitan cada año. Esta torre es el campanario de la catedral de Pisa y fue construida para que permaneciera en posición vertical, sin embargo, empezó a inclinarse tan pronto como comenzó su construcción en agosto de 1173.

La altura de la torre es de 55,7 a 55,8 metros desde la base, y se estima que su peso sea 14.700 toneladas. La inclinación es de unos 4°, se extiende 3,9 m de la vertical. La edificación tiene 8 niveles: una base de arcos ciegos con 15 columnas, seis niveles con una columnata externa y, por último, el campanario.

El gobierno italiano pidió ayuda en febrero de 1964 para evitar su derrumbe, y el 7 de enero de 1990 fue cerrada al público para prevenir accidentes. En mayo de 2008 llegaron las buenas noticias: después de eliminar otras 70 toneladas métricas de tierra, los ingenieros de la torre comunicaron que esta se había estabilizado de manera tal que, por primera vez en la historia, había dejado de moverse. También afirmaron que esta estabilidad duraría al menos 200 años.